Trastorno límite de la personalidad

Siguiendo los criterios definidos en el DMS IV: Se trata de un trastorno mental grave, a menudo incomprendido, caracterizado por inestabilidad del temperamento, en las relaciones personales, así como en el comportamiento y la autoimagen. Ello suele ocasionar fracturas familiares, laborales, dificultad en planificar a largo plazo o en el sentido de la propia identidad. Aunque menos conocida que las enfermedades de esquizofrenia o bipolar (trastorno maníaco-depresivo), el trastorno límite de la personalidad es común hasta el punto que afecta al 1 ó 2 por ciento de la población, aunque, de hecho, el diagnóstico en la actualidad ofrece una gran esperanza para la recuperación.

Los síntomas son: Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginado. Estos temores están relacionados con una intolerancia a la soledad y la necesidad de tener otras personas con ellos. Sus esfuerzos patéticos para evitarlo pueden incluir actos impulsivos como los comportamientos de automutilación o suicidas.

Impulsividad en áreas potencialmente dañinas para sí mismo (gastar y comer en exceso, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, etc.), así como comportamiento suicida recurrente, intentos o amenazas, o de automutilación, intensa dificultad para controlar la ira transitoria (muestras frecuentes actos de mal genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes), relacionada con el estrés que presupone una ideación paranoide o síntomas disociativos graves.

La percepción de la inminente separación o rechazo, o la pérdida de la estructura externa, pueden conducir a cambios profundos en la autoimagen, la emoción, el pensamiento y la conducta. Una persona con trastorno límite de personalidad va a ser muy sensible a las cosas que suceden a su alrededor.

Las personas con trastorno límite de la personalidad pueden identificarse con otras personas, sólo con la expectativa de que la otra persona va a “estar ahí”, a cambio de satisfacer sus propias necesidades de demanda, idealizar a los cuidadores potenciales o las posibles relaciones sentimentales ya en las primeras citas, exigirles pasar mucho tiempo juntos y mostrarse posesivos. Sin embargo, son propensos a los cambios repentinos y dramáticos en su manera de ver a otras personas, pasar rápidamente de idealizar a desvalorizar, la sensación de que la otra persona no le importa lo suficiente, no da lo suficiente, no está lo suficiente con y por ellos.

Es posible que también haya cambios bruscos en las opiniones y los planes acerca de la carrera, la identidad sexual, valores y tipos de amigos o tener sentimientos que no existen en absoluto. Estas experiencias suelen ocurrir en situaciones en las que el individuo se siente faltado de una relación significativa, afecto y apoyo.

Al igual que con todos los trastornos de la personalidad, la persona debe tener al menos 18 años antes de que puedan ser diagnosticados, siempre por un profesional de la salud mental capacitado, como un psicólogo o un psiquiatra. Es más frecuente en mujeres y se cree que afecta aproximadamente al 2 por ciento de la población general.

El comportamientos de autolesión y potencial suicidio es el tipo de conductas que producen un mayor miedo y angustia. La autolesión como cortes, quemaduras, golpes, tirones de pelo, etc. son características comunes de este trastorno. El dolor físico les genera una sensación de liberación que temporalmente alivia los sentimientos emocionales intensos que experimentan. Dichos actos pueden estimular la producción de endorfinas generadas por el cerebro en respuesta al dolor a modo de opiáceos endógenos de origen natural. Algunos individuos con este trastorno muestran además de actos autodestructivos actividades como la promiscuidad, atracones de comida compulsivos, purgas y/o abuso de sustancias.

Es importante para el paciente, la familia y el médico establecer qué hay detrás de los intentos de suicidio y conductas de autolesión. Algunos datos sugieren que las conductas de autolesión en pacientes del trastorno duplica el riesgo de intentos de suicidio. Esta dicotomía de intención entre estos dos comportamientos requiere una evaluación cuidadosa y la terapia correspondiente para satisfacer las necesidades del paciente.

Sobre Trastornos de la personalidad

Trastorno paranoide de la personalidad. Trastorno esquizoide de la personalidad. Trastorno esquizotípico de la personalidad. Trastorno antisocial de la personalidad. Trastorno límite de la personalidad. Trastorno histriónico de la personalidad. Trastorno narcisista de la personalidad. Trastorno de la personalidad por evitación. Trastorno de la personalidad por dependencia. Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad… Causas, síntomas, tratamientos, ayuda, centros, profesionales, etcétera.

Suscribirse

Siga cómodamente desde su buzón de correo electrónico todas nuestras actualizaciones.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Para evitar abusos, por favor, resuelva la siguiente operación, gracias: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Leer más
Causas del trastorno por dependencia

Los sujetos que tienden a desarrollar este tipo de trastornos sufrieron a su vez un trastorno de angustia por separación...

Cerrar